Emprendimiento en la República Dominicana.

Emprendimiento en la República Dominicana.

Para promover el desarrollo social y económico, el gobierno debe priorizar la cultura de emprendimiento en sectores claves como son: el académico, público y privado. Es por ello que se adoptó en noviembre 2016, la ley de Emprendimiento No. 688-16. 

En lo que concierne al sector económico, la creación de nuevas pequeñas y medianas empresas (Pymes), constituye una herramienta esencial a los fines de disminuir la tasa de desempleo, implantar negocios formales en la economía y por ende, mejorar la calidad de vida de los dominicanos. 

Esta ley que ha sentado las bases de un marco regulatorio e institucional para una cultura emprendedora en nuestro país, insta a diferentes entidades gubernamentales a cumplir con una serie de exigencias. En este sentido, el Ministerio de Industria y Comercio, conjuntamente con Ministerio de Educación, el Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT) y el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP), deben priorizar el fomento de una mentalidad emprendedora en la población dominicana.

Según un informe realizado por los expertos de la Conferencia de la Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCED) en fecha 21 de junio 2012, un análisis de las políticas de ciencia, tecnología e innovación en el país arrojó que: “un mayor apoyo a la innovación en el sector privado permitiría una mejoría considerable en la competitividad económica del país”. De más está decir, que la cultura emprendedora es clave y que solo se puede adquirir si se establecen los enlaces necesarios dentro de una estructura funcional adecuada a dichos fines.

Cabe reconocer los esfuerzos desarrollados en este sentido por nuestras instituciones gubernamentales. Diversas charlas y cursos son realizados en beneficio de escuelas y universidades, se creó un Fondo de incentivo a la innovación (FONDOCYT) y varios concursos de emprendimiento son llevados a cabo en la actualidad. Sin embargo, todavía estamos lejos de crear una estructura funcional a diferentes niveles, que acompañen al dominicano a interiorizar el emprendimiento como una opción más en el ámbito profesional.

Articulo por Oficina Senatorial Elías Piña

DEJA UN COMENTARIO